Protectores de raquetas ó grommets Hay 17 productos.

Los grommets (ojales o canutillos), son el elemento de unión entre el cordaje y la raqueta. Se trata de una pieza poco conocida, que incluso puede ignorarse antes de adquirir una raqueta, pero directamente ligada a las sensaciones durante el juego.

Los grommets son los ojales a través de los cuales se enhebra el cordaje. Atraviesan el marco de la raqueta y se insertan en ella desde fuera. Los grommets de una pieza permiten albergar los nudos del cordaje. Gracias a ellos, el cordaje no tiene contacto directo con el marco y se evita la rotura de la cuerda pro la fricción.

El conjunto completo de grommets consta de los siguientes elementos:

  •         Bumper grommets. Elementos unidos en la parte superior.
  •         Grommets laterales. Integrado por una pareja.
  •         Grommets inferiores. Frente a los bumper grommet, quedan en la zona adyacente al cuello de la raqueta.

Pueden existir configuraciones diferentes según el modelo de la raqueta. Las piezas son específicas para cada modelo. Cada raqueta consta de un número distinto de ojales, estos se perforan con una separación determinada y el patrón de encordado será diferente.

por página
Mostrando 1 - 12 de 17 items
Mostrando 1 - 12 de 17 items

¿Para qué sirven los grommets de mi raqueta?

El material de los canutillos afecta a la elasticidad del cordaje, por tanto cada tamaño de grommet aportará al tenista sensaciones variadas.

  •         El modelo más elástico alargará la vida útil del cordaje y con el golpeo se producirá una reducción notoria de vibraciones.
  •         El  grommet largo contacta con el cordaje en el exterior del marco. La cuerda se moverá libremente en el interior y se estirará durante el golpeo, aumentando el punto dulce de la raqueta en el área.

¿Cómo cuido de los grommets de la raqueta?

El perfecto mantenimiento de los grommets alarga la vida del cordaje y de la raqueta. La parte que resulta más golpeada contra el suelo es el bumper grommet. Es la pieza con mayor deterioro y, en caso de desprendimiento, el cordaje contactará con el marco y por la fricción terminará por cortar la cuerda. El marco irá lijando la cuerda en ese punto hasta su ruptura.

Los grommet pueden romperse también debido al paso del tiempo, o al golpeo fuerte y continuado. Cuando descubras que se rompe el cordaje en una zona determinada con frecuencia, y el grommet luce en mal estado, sólo hay que cambiar la pieza unida al ojal que causa el problema.